Colegiales : "Mi historia dice que nada es imposible"

Deportivo Morón. El defensor rescata su paso por el Gallito, del que recuerda los tiempos en Inferiores. Es el único jugador en la historia del club del Oeste que jugará un Mundial. Y una de las 23 ilusiones argentinas en Brasil.
  


 Noticias actuales del deporte.
Mi historia dice que nada es imposible.   
18/6/14

El sábado 29 de mayo de 1999, Hugo Campagnaro (33) saltó a la cancha con la “4” del Deportivo Morón. Hacía solamente un mes que estaba entrenando con el plantel de Primera; sin embargo, Ricardo Zielinski, el entrenador del Gallo en ese momento, decidió hacerlo debutar. Quince años después de su primer partido –fue ante All Boys y terminó empatado en cero, en el antiguo Francisco Urbano– el lateral por la derecha disputará su primer Mundial. Todo Morón sonríe: es el primer jugador surgido de la cantera en llegar a una Copa del Mundo.

“Es un orgullo enorme ser el primero. Creo que jamás hubiera imaginado llegar a este momento cuando jugábamos los domingos a la mañana los partidos de las inferiores con los chicos de la categoría ‘80. No teníamos lugar fijo de entrenamiento, andábamos de acá para allá, a veces practicábamos en la Base Aérea, donde no teníamos vestuarios y debíamos cambiarnos debajo de los árboles. Uno hoy recuerda esas cosas con afecto, a pesar de todo. Pero también creo que demuestra que en el fútbol nada es imposible, que todos los sueños se pueden cumplir”, le dijo Campagnaro a Clarín horas antes de subir al avión que trasladó al plantel de la Selección argentina a Belo Horizonte.

Aquel pibe de 18 años, que llegó al club a los 16 proveniente de Juventud Unida de Coronel Baigorria, Córdoba, dejó su huella en el fútbol del Gallo: jugó 103 partidos y convirtió seis tantos. Al año siguiente de su debut fue elegido como el mejor jugador del ascenso por la AFA. Y en una encuesta hecha por el zonal Clarín Morón/Ituzaingó/Hurlingham en 2002 –en la que se debía votar al equipo ideal de todos los tiempos del Gallo– la “4” terminó en manos de Campagnaro. “La gente de Morón me trató muy bien, guardo muy lindos recuerdos de los hinchas. Siempre sentí, quizá por haber sido un chico del club que había llegado a Primera, el respaldo de ellos”, aseguró.

Si bien hace más de 12 años que Campagnaro milita en el fútbol de Italia –tiene una temporada más de contrato con el Inter, pero ya fue sondeado por clubes de España y otros de Italia– sigue de cerca al Gallito por Internet. “Siempre trato de mirar los resultados, o de vez en cuando encuentro algún partido por la web. Me sigue sorprendiendo que Morón cada vez tenga más hinchas. Vi fotos de la cancha nueva, se nota que es muy linda, me gustaría conocerla, no va a faltar oportunidad. Y la verdad, me sorprendí mucho cuando vi que el equipo estaba peleando para no irse a la “C”. Morón es un grande y merece estar mucho más arriba, sé que en algún momento lo va a lograr. Con esa cancha y con esa hinchada, hay que llegar a Primera División”, contó.

¿Cuáles son los mejores recuerdos que tiene Campagnaro sobre su paso por Morón?

“Uno de ellos es el campeonato que ganamos con los chicos de la Sexta División (categoría 1980) tras ganarle 2-1 la final a Temperley, en el predio de Atlanta, en Villa Celina. Y el otro sería, justamente, el día que logré debutar en Primera División, en la cancha de Morón”, afirmó. Seis tantos convirtió en el Gallo, pero el lateral de la Selección elige dos: “El que recuerdo con más afecto es el primero, que le hice a Colegiales, en Munro. Fue de cabeza después de un córner desde la derecha. Esa tarde ganamos 2-0. Y también me gustó mucho uno que le hice a Cambaceres, en Ensenada. Fue de zurda, desde afuera del área. Me equivoqué y la clavé en el ángulo, jaja”.

Sergio Castillo, su tío postizo, lo acercó a un entrenamiento del club. Tony D’Andrea, ex director general de fútbol amateur, tuvo el ojo clínico como para seleccionarlo aún a pesar de que el técnico de la categoría no lo quería. El fallecido Juan Manuel Guerra fue quien acertó en subirlo al plantel de Primera. Y Zielinski lo hizo debutar. Deportivo Morón fue la casa del ahora mundialista durante varios años. Y Campagnaro llevará la bandera roja y blanca, con el gallo furioso en el medio, a Brasil 2014 por primera vez en la historia del club. “Mi caso es muy especial y demuestra que en el fútbol nada es imposible”, cerró.



Etiquetas:

Barrio







.