Belgrano, el barrio que entra en pánico cuando caen 3 gotas.

BARRIO.
Noticias.
“Vemos tres gotas y ya tenemos miedo: acá es así. Es rutina. No es paranoia, es pánico de perder todo”. Estaba anunciada pero llegó de golpe: pasadas las 11, el cielo se oscureció, la tormenta se largó y los comerciantes de esa esquina, como Martín Ledesma, volvieron a hacer lo que hacen cuando llueve con intensidad: sacar las compuertas y esperar.
Las lluvias en el barrio   
29/5/13

En Cabildo y Blanco Encalada, en Belgrano, de nuevo hubo inundaciones y el agua volvió a superar el nivel de la vereda. Durante media hora cubrió hasta 50 centímetros de lado a lado. Esta vez bajó rápido porque llovió mucho en poco tiempo. Pero el miedo encendió las alarmas y complicó la zona, en el corazón comercial del barrio.

Para evitar problemas mayores, esta vez la Ciudad desplegó un importante operativo de prevención y asistencia en las cuadras más afectadas: hubo desde camionetas de Espacio Público y agentes de tránsito hasta presencia de Bomberos, de un camión para extraer agua y de un gomón de la Policía Federal. “Estuvimos por precaución, pero por suerte no fue necesario actuar”, explicaron los agentes que estaban a cargo de ese operativo. Más trabajo tuvieron los de Espacio Público que ordenaron el tránsito. Esta vez también ayudaron los semáforos: a diferencia de otras zonas, en Cabildo no hubo problemas ni dejaron de funcionar.

Los equipos de auxilio limpiaron las hojas acumuladas en las esquinas, levantaron residuos y removieron ramas de árboles que habían caído. “El agua no entró porque alcanzó casi el tope de las compuertas. Pero sí quedó todo sucio. También trabajaron rápido, y vinieron a destapar los sumideros”, contó un empleado de una zapatería en Cabildo al 2300. “Durante media hora estuvo inundada Blanco Encalada hasta Ciudad de la Paz, pero bajó rápido ”, agregó. En esas cuadras hubo algunos negocios cerrados, pero finalmente también más temor que agua. Sobre todo porque muchos comerciantes todavía están padeciendo las consecuencias de las inundaciones del último 2 de abril.

Esa zona de Belgrano es inundable porque por ahí pasa el arroyo Vega.

La obra del túnel aliviador, ya licitada, nunca comenzó porque la Nación no avaló los créditos internacionales que necesitaba la Ciudad. Finalmente, en marzo comenzaron los trabajos, similares a los que se hicieron para el arroyo Maldonado. Cuando se terminen, beneficiarán a 315.000 vecinos.



Más+

.